slidder Juan Bonilla

Premio Gaziel de Biografías y Memorias 2011

17 de mayo de 2012

La entrega del Premio Gaziel 2011 de Biografías y Memorias que convocan la Fundación Conde de Barcelona y la Fundación RBA se convirtió en un acto entrañable y emocionante, profundo y a la vez divertido, muy en la línea de Terenci Moix, que fue el protagonista indirecto de la velada porque su biografía escrita por Juan Bonilla es el trabajo ganador del galardón.

Eduardo Mendoza presentó el libro de Bonilla con una intervención sabia, de gran interés, en la que glosó la obra de Bonilla y también la personalidad de Terenci Moix y la relación de amistad que mantuvieron. Mendoza trazó, como se hace en el libro, un perfil de Terenci que trascendió el anecdotario y las supuestas frivolidades que se le atribuyen para desvelar, en cambio, la personalidad difícil, angustiada e incluso torturada de Terenci, un gran escritor, dijo, en busca de una voz y una expresividad propia y un hombre de gran timidez bajo su aparente fachada de extraversión.

Además de las palabras de Juan Bonilla, que recitó unos versos de Alberti dedicados a Terenci Moix, el acto tuvo un brillante final con la intervención inesperada de Carmen Balcells. La sorpresa fue doble. Por una parte porque Carmen Balcells suele negarse a hablar en público (esta vez hizo una excepción, dijo, por su gran amistad con Ricardo Rodrigo, presidente de RBA, y por la personalidad de Terenci, de quien dijo que seguirá vivo en la literatura de todos los tiempos). Por otra parte, porque terminó su parlamento con una divertida performance: la creación del club virtual Terenci’s, para fans de Terenci Moix. Balcells llamó al estrado a Boris Izaguirre, a quien nombró presidente del club y repartió unas chapas con la imagen de Terenci Moix que los asistentes prendieron en sus solapas y vestidos, y lucieron durante el resto de la velada.