slidder Michael Connelly

Premio RBA de Novela Negra 2012

06 de septiembre de 2012

Michael Connelly fue el ganador del VI Premio RBA de Novela Negra con la obra La caja negra (The black box) presentada con el seudónimo Jack McEvoy. El jurado —formado por Soledad Puértolas, Lorenzo Silva, Antonio Lozano, el librero Paco Camarasa y Anik Lapointe— seleccionó la obra de Michael Connelly de entre los 217 manuscritos que se recibieron en la sexta convocatoria.

Lorenzo Silva, portavoz del jurado, destacó que “la novela ganadora es perfecta desde el punto de vista estructural, desde el punto de vista de los personajes y de los diálogos”, y calificó a Connelly de “excelente profesional” y de “un autor de novela negra de primera categoría”.

Además de recibir 125.000 euros como premio, Michael Connelly verá publicada su novela La caja negra (The black box) y sumará su nombre al de Francisco González Ledesma, ganador de la primera convocatoria en 2007 con Una novela de barrio, al de Andrea Camilleri, que obtuvo el premio en 2008 con La muerte de Amalia Sacerdote, al de Philip Kerr, ganador en 2009 por Si los muertos no resucitan, al de Harlan Coben, galardonado en 2010 por Alta tensión, y al de Patricia Cornwell, vencedora de la pasada edición con Niebla roja.

Al evento acudieron autoridades políticas como el alcalde de Barcelona, el excelentísimo señor Xavier Trias; el consejero de Cultura, el honorable señor Ferran Mascarell; el exministro de Educación, Ángel Gabilondo, así como diferentes regidores y diputados. También estuvieron presentes personalidades del mundo de la cultura, como los escritores Ignacio Martínez de Pisón, Cristina Fernández Cubas, Javier Cercas, Mercedes Abad, Carme Riera, Soledad Puértolas y Lorenzo Silva, entre otros.

El acto, presentado por la actriz Aitana Sánchez-Gijón y al que asistieron más de 700 invitados, sirvió también para dar el pistoletazo de salida a la nueva temporada editorial, por lo que congregó también a editores, periodistas, libreros y a otros miembros del sector. Orgulloso y muy satisfecho de haber conquistado al jurado del premio por unanimidad, Michael Connelly dijo sentirse muy honrado de cómo ha sido recibido en España, “porque demuestra cómo la narración de historias supera barreras como la distancia o el idioma”, y añadió que “desde los primeros dibujos en las paredes de las cuevas, contar historias ha sido una de las tradiciones más ricas de la experiencia humana”.