25 de julio de 2017

Para una empresa del mundo de la comunicación, como es una editorial, es indispensable tener una sólida conexión con el entorno cultural en que se mueve. No solo se trata de ‘cómo comunicamos’, sino, sobre todo, de ‘qué comunicamos’.

La Fundació RBA nació en 2011 en el seno del Grupo RBA, la editorial que preside Ricardo Rodrigo y que, desde hace 25 años, se dedica a la publicación de libros, revistas y coleccionables.

La Fundació completa la labor de nuestra empresa dentro de la sociedad, que no es otra que la de promocionar ideas, fomentar el diálogo y difundir la cultura en el sentido más amplio de la palabra. Citando las palabras de Ricardo Rodrigo, la Fundació RBA quiere ser una ventana abierta al mundo que nos rodea. Un espacio en el que los que potencialmente podrían ser nuestros futuros autores y nuestros futuros lectores debaten libremente sobre las temáticas que más preocupan –o apasionan- a nuestra sociedad.

En estos últimos años, los debates, diálogos y mesas redondas organizados por la Fundació RBA han contado con la participación de más de 200 personalidades nacionales e internacionales, y con la asistencia de más de 30.000 personas.

Hemos debatido sobre el futuro de Europa con Martin Schulz, Daniel Cohn-Bendit, Felipe González o Romano Prodi, entre otros; nos hemos inquietado ante los grandes retos de la economía con Thomas Piketty o el premio Nobel Edmund Phelps; hemos escuchado con atención voces del periodismo más riguroso y comprometido, como son las de Iñaki Gabilondo, Joaquin Estefanía, Enric Juliana o Jordi Évole. Hemos sido testigos del heroico compromiso con la ecología de personalidades como Jane Goodall, Alexandra Cousteau o Michael Nichols, y de instituciones como la National Geographic Society. Hemos celebrado la creatividad de nuestra gastronomía con Ferran Adrià, los hermanos Roca, Juan Mari Arzak y los hermanos Torres, y hemos admirado a genios de la música como Plácido Domingo y Barbara Hendricks…

Gracias a todos ellos, la Fundació RBA se ha consolidado como un gran escenario de debate, abierto y plural, desde el que apoyamos el libre intercambio de ideas y la difusión entusiasta de la cultura.